netineti

¿Quién soy? – en la pregunta reside la respuesta

¿Quién soy?
No es la primera vez que vuelvo a destacar esta pregunta en un mailing, pero creo que es la pregunta más universal que nos hacemos todos, y esencial en la práctica de yoga. La respuesta obviamente no la vamos a encontrar en ningún libro, ni ningún maestro nos la va a contestar. La magia con la práctica es que te deja descubrir que tú mismo tienes todas las respuestas. 

La prácitica de meditacion y yoga es como ir quitándose capas, no sabemos cuántas capas hay, pero poco a poco nos las vamos revelando, y vamos llegando cada vez más cerca el nucleo. Me encanta la frase de Krishnamurti que dice que es esencial identificar el problema, porque ahí mismo ya reside la respuesta. Tal vez ya sabes cuál es tu cuestión con la que luchas de alguna manera u otra, pero a veces es bueno mirarla de nuevo. Puede que haya cambiado su carácter, puede que ya sea otro el problema principal. Si no sabemos cuál es la pregunta, va a ser casi imposible encontrar la respuesta.

Voviendo a esa pregunta que en algún momento u otro nos hacemos todos, ¿quién soy? – hoy os propongo una meditación, que dirige esta pregunta. 
- Se trata, como siempre para facilitar la meditación, buscar un lugar tranquilo, apagar el móvil y sentarte cómodo en una postura donde la espalda y el canal central tengan la máxima libertad y apertura posible. 
- Con los ojos cerrados tomas contacto con la respiración y observas el cuerpo en relación a ella. Permite que baje la respiración a la zona de la pelvis y bajo abdomen y que corra libremente a lo largo del todo el canal central. Inspira desde la base hacia arriba, y exhala desde la corona hacia la raíz. 
- A mi me gusta antes de empezar a hacerme la pregunta, enfocar la atención unos minutos al corazón. Respirar en la zona de Anahata, el cuarto chakra, y visualizar como este centro energético del corazón se va expandiendo, desde el centro del pecho y tomando una forma cada vez más expansiva, vasta y sutil. 
- Desde este lugar empiezas interiormente a hacerte la pregunta: ¿Quién soy?
- Sin censura, deja que te vengan las respuestas. Y te repites la misma pregunta, una vez tras otra. Puede que te lleguen palabras sueltas, imágenes, olores, vibraciones en el cuerpo, u otras sensaciones. 
- Cuando sientas que sea el momento, dejas de preguntar y respiras es ese espacio. 
- Puedes terminar tumbándote unos minutos en relajación, y después si quieres, anota las sensaciones o respuestas que te hayan surgido.

Deseo que os sea útil esta propuesta de meditación, si queréis compartir algo o si tenéis alguna pregunta, me alegrará recibir vuestros comentarios!

00

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>