Conexión

Como algunos de vosotros ya notasteis, en los últimos días estuve sin teléfono. Sin móvil. Algo que hace 15 años era completamente normal y sin motivo de preocupación. He de reconocer, que mi ‘síndrome siniphone’ se activó y sentí cierto vacío al no tener el pequeño ladrillo vibrando o emitiendo señales a cada rato. Nada que mirar en “ratos muertos”. Perdiendo las actualizaciones y las llamadas del exterior.

Fuera bromas, me hizo reflexionar sobre lo que llamamos conexión y desconexión.

Muchas veces la gente me dice que les encanta venir a clase porque les permite desconectar. ¿De qué queremos desconectar? ¿No sería mejor tener un día a día del cual estamos contentos y sin necesidad de huirnos al gimnasio, a clase de yoga, al cine, o a una semana corta de vacaciones para “desconectar” de todo lo que nos rodea, de todo en lo que estamos metidos, de todo lo que es nuestra Vida? El Yoga que yo practico no dice que hay que trascender un estado de sufrimiento para llegar al otro lado, dice que la vida es un abanico grande de sufrimiento Y disfrute, y nos invita a abrir los sentidos y sentir la dicha en Todo lo que nos rodea. Para aprender a vivir la vida así y acercarnos a la comprensión de nuestra verdadera naturaleza, la práctica de asana y meditación nos guía y nos ayuda. ¿Cómo? Una de las maneras como trabaja el Yoga es justamente activando la respiración y el movimiento del cuerpo, lo cual abre los canales energéticos, y nos Conecta con nuestro ser. De esta manera, podríamos decir que practicamos posturas de yoga y meditación para Conectar nuestro cuerpo-mente-corazón. Esta es una práctica sobre la esterilla, que abre nuestros sentidos, para que fuera de ella podamos experimentar los momentos de dicha en nuestro día a día: Los rayos de sol que nos acarician la cara, la belleza de un almendro en flor, la frescura del mar en un día de verano, una lluvia transparente sobre hojas amarillas y asfalto mojado. En esos ratos que llamamos ratos muertos y en los que sacamos el teléfono para “conectar” con lo de afuera, tal vez podríamos dejar el móvil en el bolsillo y percibir el entorno y la dicha de un día de octubre. Y así Conectar con nuestro Ser, que se refleja y es parte del cielo, del mar, de los árboles, del amanecer, de los ratos vacíos, de las clases de yoga, del tiempo sobre y fuera de la esterilla.

 

Esta semana habrá clase:

miércoles 7 de octubre a las 18:00
delante de la capilla, Bosque de Bellver

domingo 11 de octubre a las 9:00
delante del Mojo Beach, Cala Nova

Nos vemos! Buena semana!
Un abrazo,
Mia

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *