El cuerpo es aquí, la respiración es ahora

Creo que mi tema este verano es la atención plena, estar presente. No es que el pasado y el futuro dejen de existir, pero el lugar donde estoy, ayuda a conectar con el Aquí y el Ahora. Me encanta lo que dice Bijan, un querido maestro y amigo: el cuerpo es aquí, la respiración es ahora. Y despertándome después de noches llenos de sueños sanadores, empezando cada día dando clase, y caminando por montañas y bosques que respiran silencio y diferentes tonos de azules y verdes, sólo siento gratitud. Conecto con el presente que es un regalo. Un regalo que me he dado, y me doy cuenta que lo recibo y percibo en plenitud, porque lo que vivo ahora, son los frutos de las semillas que empecé a plantar hace años. 


Te invito a la siguiente meditación:

Busca un lugar tranquilo y desconecta el teléfono. Túmbate o busca una postura cómoda sentada. Percibe tu cuerpo en el espacio, el contacto del cuerpo con el suelo, el contacto del cuerpo con el cielo. 
Escucha tu respiración, siéntela, obsérvala. 
Y desde este lugar, pregúntate: ¿Qué me ha traído aquí? Y no solo al aquí del sitio físico donde estés, sino a tu circunstancia, a la situación de vida que estás viviendo ahora. ¿Cuáles son los pasos que te han traído hasta aquÍ? Ve atrás en el tiempo y reconoce los momentos cruciales en tu vida que han formado la persona que eres y dado lugar a la situación que estás viviendo. 
Y pregúntate si estás feliz en el lugar donde estás. 
Si la respuesta es sí, celebra este momento disfrutando de la respiración, del aquí y del ahora.
Si la respuesta es no, saber que tienes las herramientas para cambiar tu situación. A lo mejor el cambio es lento, pero tienes muchas mas posibilidades que pienses en tus manos. Formula tu deseo como una afirmación que tome forma de semilla y pon tu semilla en la tierra. 
Quédate el rato que quieras en relajación. Saliendo de la meditación, tomas unas respiraciones más profundas, muévete con calma, y a lo mejor date otro rato más para anotar tus sensaciones, observaciones, deseos y afirmaciones.

Sigue el día sabiendo que tus acciones importan, que tus pensamientos y palabras importan, que lo que hiciste ayer da lugar a lo que hoy suceda. Y lo que haces hoy es la semilla del fruto del mañana. 

Mi regalo a mi misma este verano es la atención plena, el vivir este lugar con calma y en calma. 

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *