flor de la vida

Feliz diciembre 2019

Diciembre es un mes que incita a recogerse y disfrutar de casa. Siendo del norte, aunque en Palma los días siguen siendo luminosos, diciembre siempre me recordará de tiempo de adviento, de esperanza, de días cortos y noches largas, y la alegría de encender velas que dan brillo y calor. Para mi es un tiempo de recordar la luz que tenemos cada uno, y re-conectar con la fuente de luz de la cual todos nos podemos nutrir. La práctica de yoga nos ayuda a abrirnos para ser el canal a través del cual pueda fluir la luz. Tener un cuerpo físico y cuidarlo, es tener la posibilidad de manifestar la luz y compartirla. Como dice mi maestra, es necesario enchufar las luces del árbol de navidad para que luzcan, y de la misma manera, tenemos que enchufar el cuerpo-mente para que la luz pueda hacer su trabajo a través de nosotros. Enchufamos el cuerpo dandole cuidado, a través de la nutrición, la respiración y el movimiento consciente. Mover el cuerpo y buscar una postura óptima es parte del trabajo necesario para que pueda expandirse la luz. Aquí nos ayuda el yoga. 

Los últimos meses he dado talleres sobre las herramientas del yoga para la vida diaria. Lo que quiero transmitir en estos talleres, es que hay muchos ejercicios y herramientas que podemos usar en el día a día para reducir el estrés, y para cultivar más equilibrio, calma y armonía. El yoga nos alcanza a muchos niveles, físicamente, emocionalmente, espiritualmente. Sea cual sea la razón por la cual Tú has buscado o buscas practicar alguna forma de yoga, los beneficios son muchos y se multiplican. No solo para ti mismo, sino también para las personas en tu alrededor. Es como cuando enciendes una vela, no da luz solo para ti, sino a todo el espacio donde estéis. La llama tiene un alcance muy amplio, igual que la práctica de yoga. 

Manyana es Santa Lucia, es una fiesta que me encanta, porque es una fiesta de luz. En el norte donde los días de diciembre son cortos y la oscuridad es abundante, es una alegría ver la figura de Santa Lucia y todo lo que le acompaña, y celebrar este día que llega en la temporada más oscura del anyo. Las leyendas de Santa Lucia son varias, una dice que era la que portaba comida a los cristianos que se escondían en las catacumbas bajo la ciudad de Roma. Para ver su camino llevaba una corona de luz. Y así se sigue vistiendo Lucia, ropaje blanco, un cinturón rojo que simboliza la sangre al morir de mártir, y una corona de velas que brillan y dan luz.  

Feliz Santa Lucia y feliz mes de diciembre, de adviento, de luz! 

Os invito a una clase especial de fin de anyo! Sería una alegría veros! La clase será en el Terreno el día 31 de 10 a 11:30. Será una clase de donación y lo recaudado irá a Warrior Yoga, una asociación que trabaja para llevar la práctica del yoga más allá de las fronteras y las barreras, alcanzando las herramientas y los beneficios del yoga a más personas alrededor del planeta.
31 de diciembre a las 10h, en Ashram Paco, c/Josep Villalonga 47, 2. Bienvenidos!

Un abrazo,
Mia

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>