Ser Consciencia

”Con la constancia, la consciencia encuentra sentido, con el cambio encontrará estimulación y expansión.»   -Anodea Judith

En el curso que estoy dando ahora online, que le he dado el nombre de Navegar en tiempos de Cambio, estamos haciendo un viaje por los siete principales centros energéticos del cuerpo-mente-corazón. 

El sistema de los chakras es uno de los mapas que nos proporcionaron los yogis hace más de 6000 años. Es un mapa sobre el cuerpo sutil, con correspondencias en el cuerpo físico (en el caso de los chakras con órganos y glándulas). Cada centro energético también corresponde a diferentes aspectos de nuestra evolución psico-emocional. 

También en las sesiones de meditación estamos explorando los centros energéticos, y cómo cambia la vivencia de la meditación cuando cambiamos el enfoque entre los diferentes centros energéticos. El chakra raíz por ejemplo, situado entre el suelo pélvico y la base de la columna, tiene una cualidad densa, de tierra, de seguridad y estabilidad. Enfocarte en este centro en una meditación, probablemente te lleva al enraizamiento, al contacto con la tierra y con el propio cuerpo. 

El chakra raíz es como un contenedor. Creo que es importante reconocer y desarrollar sus cualidades, de sostenimiento, anclaje, seguridad, de contacto con la tierra y con el propio cuerpo, para que esto sea tu base y el contenedor de todo lo que se desarrolla en los siguientes chakras. El elemento del chakra raíz es tierra, mientras que los elementos de los dos siguientes chakras son agua y fuego. Dada una buena base, las emociones que florecen en el segundo y tercer chakra pueden ser sostenidas y pueden encontrar su fluir. Creo que todos buscamos la plenitud emocional, y una de las claves es justamente buscar el equilibrio entre el sostenimiento y el fluir de las emociones, eso te dará calma y una sensación de plenitud y centramiento. Una vez nos conectemos con las emociones y los deseos y que permitimos que la vida nos de placeres, podremos empezar a actuar y a transformar, actualizándonos cada día, cada semana, cada año, para buscar la versión de nosotros mismos que queremos ser. En el tercer chakra encuentras esa fuerza, de acción y transformación. Este centro busca el equilibrio entre la acción de individuación e independencia y el contacto sano con los demás.

Toda práctica requiere constancia, y los que meditáis sabéis que cuantos más ratos encontréis para esos momentos de respiración consciente, enfoque y calma, más sentido va teniendo la palabra consciencia. Ser consciente no solo significa estar a la alerta y presente. Su significado más profundo y amplio creo que es Ser Consciencia, o sea, ser una parte del gran campo energético que nos sostiene a todos. (En el Tantra y en el Yoga se entiende ese campo energético como una fusión entre Shiva y Shakti, Shiva siendo la Consciencia y Shakti la fuente de energía).
En periodos de cambio, mantener una rutina y una práctica constante es clave para que florezca la comprensión y la calma. La conciencia se nutre de tu práctica constante, en la que te dejas fluir con los cambios internos y externos de la vida. Ahí encuentra estimulación y expansión.


OM SHANTI!

Mia

Foto de Javier Allegue Barros en Unsplash

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *