Confiar en la confianza

Llueve y hace sol. Aún no salió el arco iris. Pero la luz que atraviesa las gotas, y las gotas que atraviesan la luz, me recuerdan de las risas que a veces brotan de un llanto, o de las lagrimas que a veces salen de una sonrisa. Un amigo se solía molestar conmigo porque yo sonreía en medio de las lagrimas. Le confundía que no podía estar yo solo «bien» o solo «mal». Mi sonrisa entre lagrimas no sabía él cómo interpretarla. 
No sé si a vosotros, pero a mi me pasa a menudo, y últimamente más. Estoy en un vaivén de emociones, o mejor dicho, e una olla, donde todas parecen cocinarse juntas. Me crea confusión también a mí, sí. Lo que me queda es la confianza, Shraddha, una confianza más allá de la confusión y de la comprensión. Shraddha es la confianza que lo embarca todo, es la gran fe. Y la fe y la confianza solo brillan en el opuesto que representa la duda. Percibimos este mundo en opuestos, y también en toda escala de grises y colores entre los opuestos. Yo deseo que de esta mezcla de emociones que hoy me habitan, salga algún plato inesperado y rico. Ojalá salga algo tan mágico como el arco iris. Confío y me apoyo en las mantras. Busco afirmaciones y formulas prescritas, mantras recitadas durante miles de años y me apoyo en ellos. Y en medio de la confusión siento calma. Entre lagrimas y sonrisas. 

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *