Sahasrara – miles de facetas unidas

Qué alegría ir de viaje y ver otros horizontes, nuevas caras,
difundir esta práctica sanadora, y qué alegría volver a la isla, ver el horizonte azul y las caras conocidas y queridas, siguiendo esta práctica que tanto amo. Practico Yoga para continuamente seguir aprendiendo y creciendo, y enseño Yoga para compartir las gotitas de luz que mi ser ha absorbido de la práctica y de mis maestros, y para aprender de todos vosotr@s! Esta mañana que hacía una semana larga que no os veía, ha sido precioso veros a los que habéis venido en persona (y a los que no, sentiros ahí), ver cómo habéis evolucionado en esta nueva práctica que estamos experimentando desde hace unos meses.
La palabra Sridaiva significa destino divino, y es así, por que cada persona tiene el derecho y la responsabilidad de desarrollar su destino divino, en el cual se encuentran la libertad, la verdad y la compasión absolutas.

En el occidente tenemos la costumbre de dividir y separar, hombres de mujeres, pobres de ricos, tierra del cielo, materia del espíritu… El destino y la tarea del yoguin es el de juntar, unificar. Desde un punto de vista no-dualista, no hay separación entre lo divino y lo humano. Por eso hacemos una practica potente con el cuerpo, porque el cuerpo es el canal por excelencia entre lo terrenal y lo espiritual. El cuerpo es la materialización de lo divino. Sólo teniendo un cuerpo físico podemos cumplir con el destino divino, con el para qué de estar aquí. Somos ese cuerpo físico, y somos también mucho más que eso.

Hay un cambio ahora en el paradigma; cada vez más hay más consciencia, también en el occidente. No será una tarea fácil para los políticos, acostumbrados de tratar con un pueblo dormido, tener que tratar con un pueblo más despierto y consciente. El cambio es emergente, y muchas personas lo notamos. Hay un cambio en la consciencia colectiva, sabemos que hemos de cambiar nuestro estilo de vida. Sabemos que no podemos seguir separándonos entre «ellos» y «nosotros». No sabemos hacia dónde nos llevarán estos cambios. No sabemos si realmente seremos capaces de sanar lo que hemos destruido de la tierra. Pero lo que está claro, es que, mientras que seguimos estando, ya no es posible seguir con una visión fragmentada. No es sostenible seguir separando la vida espiritual de lo terrenal. La separación arquetípica entre Madre Tierra y Padre Cielo, se está diluyendo. Llevamos muchas vidas cada uno intentando unirnos con otro ser para sanar esta separación. Pero la unión va más allá. No sólo somos completos al lado de otra persona, somos completos «sólos» y por definición. Dentro de cada uno está el cielo y la tierra. Lo divino está en ti para que hagas brillar su luz, pero sólo es posible hacerlo con los dos pies en la tierra. Eso es el enchufe, a partir de ahí, sólo las trabas mentales ponen los límites. Somos libres a pintar el arco irís de los chakras, desde la raíz hasta la coronilla. Desde las raíces en la tierra, hasta las ramas que juegan en el viento y tocan el cielo. Hemos llegado al séptimo chakra, Sahasrara.

Sahasrara – «miles de facetas» –
Dónde: plexo cerebral, más allá de lo físico
Sahasrara es un centro energético que va más allá de los sentidos, de los sonidos, vajus, órganos, asanas…
Aquí se encuentran la vibración más pura, la sabiduría, la experiencia directa de consciencia transcendental, iluminación, sentido absoluto del ser. Aquí se emergen Shiva (la consciencia, el aspecto masculino de lo divino) y Shakti (el poder, el aspecto femenino de lo divino),  para siempre.
Propósito: Comprensión
Cuestiones: Trascedencia, sistemas de creencias, consciencia/poder elevado, divinidad, unión.
Orientación: Conocimiento de uno mismo
Derecho base: Saber y aprender
Demonio/sombra: Apego
Cuando este chakra está equilibrado tenemos habilidad de percibir, analizar y asimilar información, mente abierta, estamos bien conscientes y espiritualmente conectados. Sabiduría y entendimiento.
Cuando hay deficiencia en el séptimo chakra las tendencias son: cinismo espiritual, dificultad de aprendizaje, sistemas de creencias muy rígidos, apatía, exceso en los chakras más de base; materialismo, tendencia de querer dominar sobre otros.
Cuando hay deficiencia en el séptimo chakra las tendencias son: sobre-intelectualización, adicción espiritual, confusión, disociación del cuerpo.
Prácticas para equilibrar/sanar el séptimo chakra:
Restablecer conexión física/emocional (si hay exceso), restablecer conexión espiritual (si hay deficiencia), estudio, aprendizaje, disciplina espiritual, meditación. Psicoterapia: examinar sistemas de creencias, desarrollar el testigo interno, trabajar con la conexión de la consciencia omnipresente.

Clases esta semana:

*****LUNES***** 7 de marzo
18:00-19:00
Tai Chi con Paco
‘Ashram Paco’, c/Josep Villalonga 47, 2
Para esta clase no sirve el bono. La clase son 5€/una hora.

Miércoles 9 de marzo
18:00-19:00
Yoga
‘Ashram Paco’, c/Josep Villalonga 47, 2

Domingo 13 de marzo
10:00
Yoga al aire libre
Cala Nova, delante del Mojo Beach

Rogamos por favor lleguéis a tiempo a las clases para poder empezar y terminar puntuales!!

Un abrazo y buena semana!
Mia

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *