Estallido de colores

Un amigo me decía que la vida sucede en el encuentro entre «sueño» y «realidad». Por eso es importante soñar, y más importante, poner nuestros sueños en práctica. Y aunque tu sueño pueda ser algo en solitario, casi es difícil llevar nada acabo sin la interacción con nadie.
Nada es algo por sí solo, ¿o?… La música es la fricción entre diferentes armonías e instrumentos…la música es vibración…y la vibración crea vida. La primera vibración, el primer sonido universal dicen los yoguis que es el OM. El encuentro entre diferentes sonidos, desde donde luego crecerán todos los demás. El encuentro entre diferentes sílabas, crean palabras, que en conjunto crean un sentido. Una letra sola no hace mucho en el mundo… Juntas pueden hacer grandes cosas… Un óvulo solo o un espermatozoide por su cuenta, no consiguen nada, es en el encuentro entre ambos que la magia sucede… Todo esto no es nada nuevo, pero tal vez son pocas veces que nos paremos a pensar en ello, y que llegamos a apreciar «el otro» o «la otra» como algo esencial para nuestra existencia y para nuestra evolución.
El encuentro es fricción decía mi amigo, y cuando hay diferencias entre el uno y el otro, la fricción sube, la vibración cambia, los dos se encuentran con una resistencia. Y es en esa resistencia que cada un@ sabrá definirse con más claridad. Por eso el niñ@ necesita límites, para tener algo contra qué revelarse y pronunciarse. Es al encontrar resistencia que la dirección y la identidad se distinguen. Por eso, las personas que se encuentran con muchas dificultades en la vida, tienden a crear más fuerza interior, necesitan y saben definirse con más claridad. Por eso, en países donde el paisano se encuentra con un gobierno que quita la libertad de los ciudadanos, tienden a, o bien resignarse, o bien luchar; es en esos países donde se crean movimientos de resistencia y movimientos de liberación.
 En la práctica de yoga sucede lo mismo, toda práctica es un camino para encontrarse con uno mism@, y por el camino nos chocamos muchas veces. En la práctica física, es en los encuentros entre diferentes fuerzas, es en la participación entre todas las partes del cuerpo, que el asana (la postura) sucede. Cuando le damos resistencia a una parte, ella entenderá su dirección, hacia donde debe ir para una mayor apertura de todo el cuerpo entero. De igual manera, tu postura en el mundo se define gracias a la interacción con los demás. Ante las resistencias encontradas habrá momentos de resignación, otros de gran esfuerzo, otros de total entrega.

Recién llego a Suecia, y el verano respira verdes. Todo brota y florece. Nada podría crecer sin la fricción, sin el encuentro entre la abeja y la flor….
La magia sucede cuando al atardecer parece que el sol se choca con las montañas. Hay un estallido de colores y todo el cielo se tiñe de dorados y rosas.

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *